Los Sindicatos Españoles y algunos Partidos Políticos se desentienden de las “Pensiones no Contributivas”, como si estas pensiones fueran algo denostado que constituyen un problema y que no deben hablar de ellas para no complicar el Sistema de la Seguridad Social, ya que nada tienen que reclamar porque son como pobretes apartados socialmente que se les paga por una Partida Asistencial del Presupuesto para evitar que se conviertan en mendigos. Quisiera hacer justicia y expresar que este término no se ajusta a la verdadera situación de las personas que la perciben, ya que quienes hayan cotizado menos de 15 años no tienen derecho a la Pensión Contributiva, lo cual no quiere decir que el trabajador no haya contribuido nunca sino que el tiempo trabajado y cotizado no es suficiente para una Pensión Contributiva, cuestión totalmente diferente a equiparar a estas personas como que nunca hayan trabajado, porque se podría preguntar adonde fueron a parar las cotizaciones realizadas antes de llegar a los 15 años contribuidos, seguramente estas fueron a parar a la Caja de las Pensiones y se podría afirmar que con ellas se pagaron pensiones de años pasados. Hay que decir que miles de hombres y mujeres trabajaron durante muchos años sin reconocimiento alguno, de manera sacrificada, pensando únicamente en resolver su problema presente en tiempos donde muchos empresarios no cumplían sus obligaciones de contribución, contratando a trabajadores “en negro” sin la correspondiente cotización, situación que aún hoy ocurre y practican empleadores deshonestos en determinadas ocupaciones y regiones. Esta definición de “No Contributivay la interpretación que se le otorga, a la que algunos equiparan a vagos que el Estado les otorga una limosna, sin conocer su historial laboral, menoscaba la dignidad de estos pensionistas, por lo que deben tener similar consideración a la de cualquier otra persona que llegada a la ancianidad requiera de una prestación que le permita un sustento digno.

Anuncios